¿Te has mostrado como un hombre? – Zan Perrion (1)


Coraje, atreverte es todo lo que tienes que hacer. Y ACTUAR, pase lo que pase.

Pregúntate cada día, cada momento, con cada chica ¿Te has presentado totalmente al mundo? ¿Has expresado realmente quién eres en esta interacción? ¿Has sido auténtico 100% sin esconder una parte de ti? ¿Te has presentado correctamente a ti mismo? ¿Has sido fiel a ti mismo? ¿Has dicho TU verdad? ¿Has dado completamente tu auténtico yo? ¿Has mostrado quién eres valientemente y con coraje? ¿Te has mostrado?

Abro paso al gran seductor Zan Perrion, para que escuchemos algunas interesantes reflexiones sobre ser auténticos, ser nosotros mismos y expresar quiénes somos.

Abajo del todo encontraréis el vídeo de Zan Perrion en un seminario en Noruega. Aquí podéis leer lo que dice Zan en el vídeo:
———-

¿Te has mostrado como un hombre? (parte 1)


…Nada de esto puede haceros ningún bien.

Lo dije antes, esto me deja perplejo: ¿dónde está la ferocidad que solíamos tener? ¿Por qué las mujeres nunca sienten… por qué tenemos tanto miedo de ofenderle que cuándo ella dice “tengo novio” nos disculpamos? “Lo siento…” Nos acobardamos ¿Dónde está la fuerza como hombres? ¿Dónde está?

Llevo haciendo esto diez años y nunca deja de sorprenderme cuando miro alrededor y veo al grupo de hombres, a los hombres que vienen aquí y lo que veo.

Las mujeres me preguntan todo el tiempo “¿Qué tipo de chicos van a tus seminarios?”, es la gran pregunta. “¿Qué clase de chicos?”

Yo digo: “¿Sabes qué? Mira alrededor por la calle, es ese tipo de chicos, los chicos que están pasando ahora. Son chicos normales, son chicos interesantes, son chicos sinceros.” Y yo lo veo.

Estoy completamente convencido de que no necesitáis nada.

De hecho, necesitáis deshaceros de todas las capas de cosas aprendidas y que intentáis entender y que intentáis hacer. Tenéis que quitarlo. Simplicidad.

Volver a lo que creíamos, las cosas que pensábamos cuando éramos niños, chicos pequeños. Si todos tuviérais 4 años y yo fuera el profesor y yo dijera: “Okey, niños y niñas pequeños, ¿quién puede cantar aquí?”

Tenéis 4 años, ¿qué haríais?

– “¡YO! Soy el mejor cantante del mundo!”

– ¿Quién puede dibujar? ¿Quién puede dibujar?

– “Yo, yo, yoooo! Soy el mejor!”

¿Verdad? Lo creías.



Pero un día miraste el dibujo de otro chico y pensaste “Quizás no soy tan bueno.” Algo cambió.

Y has estado mirando ese dibujo desde entonces: “Quizás no soy tan bueno”, “Quizás no lo tengo”, “No soy capaz.”

Esta es la cuestión, chicos.

Yo creo que los hombres queremos fundamentalmente lo mismo que queríamos cuándo éramos niños. Queremos lo mismo. Y es esto: queremos saber que somos capaces.

Entrar en una habitación y saber que podemos representarnos a nosotros mismos. Eso queremos.

Las mujeres piensan que los hombres pagan seminarios porque quieren acostarse con chicas, ¡mal¡ Los chicos también piensan que lo hacen por eso: “Voy a aprender cómo acostarme.” No. Puedes coger todo ese dinero y comprar sexo.

Hay chicos que pagan 2000$ por un seminario de fin de semana. Podrían comprar muchísimo sexo con 2000$. Quizás no, a lo mejor en Noruega es muy caro…

Eso es lo que queremos.

Recuerdo que una vez estaba en un programa de radio en Texas- programa de la mañana, un hombre y una mujer, un programa famoso con un millón de oyentes por todo el South West y me estaban entrevistando y los presentadores me decían:

– “¿Así que estás en Texas haciendo seminarios?”

Zan- “Sí, seminarios, enseñando a los hombres cómo ser auténticos. Hablo sobre Belleza”

Y él dice: “Venga ya, tú realmente sólo enseñas a los tíos cómo acostarse”

Yo dije: “Bueno, eso es una… tú puedes asumir lo que tú quieras, amigo. Pero sabes, esto es lo que hacemos: hablamos sobre cómo ser un hombre interesante y dinámico.

Y si tú quieres acostarte, genial; si quieres una mujer (casarte), genial también! No importa.

Estamos hablando de algo fundamental: nuestro yo auténtico es nuestro yo atractivo.



Y él: “Venga ya! Tú sólo les enseñas como acostarse este fin de semana!”

Y, sabes, me quedé callado. En la radio en directo. Le miré a él, luego a ella, y luego a él y no tenía nada más que decirle. Nada.

¿Qué quieres que te diga, amigo? Me callé y no dije nada más.

Y ella empezó a atacarle. A su compañero presentador del programa de radio. Le dijo: “¿Sabes qué? Deberías ir a un seminario… ¿cuándo fue la última vez que tuviste una novia?” Y él: “ehm…” Y ella seguía.

Y nos estábamos marchando con el coche de la radio después de eso, sintonizamos la radio y ella seguía discutiendo con él…

Los chicos… Esto es algo muy interesante para mí, los hombres siempre desconfían de las cosas que digo y las mujeres siempre dicen “Eso es”. Siempre.

Y los chicos dicen: “No creo que sea tan fácil”.

Ok. Sigue así, vas bien.

Un chico en Alemania, fui a dar una charla y me dijo: “No creo que sea tan simple, yo creo que no es tan sencillo como tú haces que suene”.

Y yo dije: “¿Cuántos años tienes?”

“32”

“¿Cuándo tuviste tu última novia?”

“Nunca he tenido novia”

Y le dije: “Sigue así”. Bueno, no lo dije, pero lo estaba pensando…

Lo estás haciendo bien. No tienes que escucharme ni estar de acuerdo conmigo, no tienes que hacerlo.

Los “Pick Up Artist” son muy buenos consiguiendo números de teléfono. Buenos consiguiendo teléfonos ¿pero dónde lleva eso?

Recuerdo hace unos años, cuando estaban empezando, ya sabes… los grandes nombres en la comunidad de seducción a volverse famosos, dijeron: “necesitamos que nos des un seminario sobre cómo mantenerlo” Conseguimos teléfonos y conseguimos teléfonos continuamente.

Nos han dicho que midamos nuestros resultados -lo llamamos “resultados”-, por lo que recibimos de las mujeres.



Es decir, si yo estoy aquí y veo a una chica o dos chicas por allí, mi amigo está: “Vete a hablar con ella!”

Y yo en mi mente estoy pensando que tengo que conseguir un resultado, lo que significa que tengo que conseguir el teléfono o tengo que hacer que ella me sonría, o tenerla en mi cama. Tengo que conseguir algo.

Así que voy hasta allí con un objetivo secreto, que es dirigir la conversación hasta su número de teléfono.

Y voy a empezar la conversación con ella.

Y no importa lo que ella me está diciendo, porque no estoy escuchando. Sólo estoy intentando conseguir su número. Estoy intentando encontrar la manera de dirigir la conversación para poder conseguir su número de teléfono y cuando tenemos el número de teléfono: “Conseguí un resultado”.

Deberías preguntar a algunas de las chicas que conoces en tu vida, porque yo sé que las mujeres me dicen esto un montón: a veces una mujer da su número a los hombres porque no quieren que la vean como una chica que rechaza hombres. Ellas no quieren tu llamada, pero ellas no quieren ser malas.

Conseguimos este número y decimos “esto es un resultado”. “Conseguí algo bueno” ¿y eso qué hace?

Tenemos que luchar para materializarlo, todo, llamarla, quizá ella te recuerde, quizá no, ¿esperamos los famosos “tres días” antes de llamar? Jugamos todo el juego entero que nos enseñan en toda la sociedad.

Conseguimos este teléfono y ¿qué hacemos? Ella nos da este teléfono en un trozo de papel y decimos: “Estáte atenta al teléfono. Okey. Ya te llamaré alguna vez”, y nos alejamos siendo “fríos”.

Volvemos a nuestros amigos “Sí! Conseguí un resultado! Tengo el teléfono de esa chica, realmente me gusta…”

¿Usar técnicas y reglas para seducir; o seguir
tus sentimientos y hacer lo que quieres?

Nos vamos a casa esa noche, ¿qué hacemos? Cogemos el número y lo ponemos en la mesilla de noche junto a la cama, y ¿qué es lo que queremos hacer, como hombres? Ella es preciosa y nos gusta.

¡Queremos llamarla, no podemos esperar a llamarla!

“Oh, no puedes hacer eso. Tienes que esperar.”

A la mañana siguiente te levantas y ves el número. “Sí, recuerdo la chica de ayer, increíble! Tengo este número de teléfono.” ¿Qué queremos hacer?

“¡Quiero llamarla porque me gusta!”

“No puedes hacerlo. Tienes que esperar.”

Tenemos que esperar los conocidos 3 días, ahora no parecerá tan necesitado.



Y entonces ahora vamos a llamarla, pero primero pensamos qué vamos a decir. Ensayamos qué vamos a decir si ella coge el teléfono, ensayamos algo ligeramente diferente si sale el contestador, intentamos poner una sonrisa en la voz y llamamos intentando estar alegres…

Ella ve el número que está llamando y piensa: “¿Quién es éste? Oh, di mi número el sábado por la noche. Debe de ser ese chico…”

Y subconscientemente, lo que pasa por su mente es esto:

“Él ha esperado 3 días… Está jugando el juego. Yo sé mi rol…” y así empieza.

Si te pones la máscara de frío y desinteresado, ella
también lo hará. Ella sabrá a lo que estás jugando.
Y ellas son mucho mejores que nosotros en ese juego.


CONTINUAR en la Parte 2




Posts relacionados:
Nuestro yo atractivo
Expresa quién eres
¡Deja de abordar mujeres!
Bailando en el momento (1) – Zan Perrion
Abierto a todas las posibilidades, pero no atado a ninguna

Anuncios

3 Responses to ¿Te has mostrado como un hombre? – Zan Perrion (1)

  1. Fox dice:

    Q grande es Zan!, se le nota la actitud fresca!, relajado, contento de quien es!. Definitivamente esa es la clave!.

  2. victor dice:

    Hola Bond, sería bueno que subieras más vídeos de Zan subtitulados en español, por favor,

  3. Felipe Gomez dice:

    Porque no puedo ver el vídeo dice que es privado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: