Un viaje hacia la excelencia


¿Acabar un cuadro? ¡Qué tontería! – Picasso


Nacimos sin saber nada. No sabíamos caminar, ni hablar, ni bailar. Y empezamos a mejorar: aprendimos a dar pasos, a decir palabras, a sumar. No lo sabíamos antes, pero lo descubrimos. Podríamos haber dicho: “No voy a cambiar. Yo soy así.” Y entonces nunca habríamos dejado de gatear, o no conoceríamos la lectura, o las matemáticas. O no habrías descubierto las maravillas de la arquitectura y cómo construir una casa o levantar una ciudad. O no podrías acariciar dulcemente una guitarra bajo una inmensa luna llena haciendo sonar románticas y seductoras melodías junto a una magnífica mujer. “Tú mismo” es un ser que aprende toda su vida y se perfecciona, si tú quieres. Hemos estado mejorando desde el primer día. Y tenemos que seguir toda la vida, siempre debemos tener altas expectativas de seguir mejorando y aprendiendo, avanzando hacia la excelencia. Estamos llamados a ser personas excelentes, atractivos, carismáticos y magnéticos.

En otras palabras, todos tenemos que emprender un largo viaje para conocernos a nosotros mismos. Para descubrir tu auténtico yo. Una expedición adentrándote en tu corazón. El más corto y más largo, al mismo tiempo, viaje.

Cuándo éramos niños nos sentíamos felices y amados, éramos los reyes, el centro de atención. Nuestros padres nos querían, los abuelos, los profesores, nos disfrazábamos de nuestros héroes y creíamos que éramos ellos. Teníamos esa inocencia, y nos sentíamos valiosos. Siempre levantamos la mano en clase para ser elegidos por la profesora, porque creíamos merecerlo todo.

Pero nos perdimos. Al crecer, empezamos a compararnos con los demás, a fijarnos en ellos, a pensar que nos analizaban y que tal vez no éramos suficientemente buenos. El miedo al fracaso o al ridículo es muy grande. Entonces dejamos de levantar la mano. Nos escondimos. Nos volvimos tristes y tímidos. Mejor no arriesgar para no quedar mal ante el resto. Intentamos hacer las cosas bien, lo “correcto”, de cara a los demás.

Hay personas que naturalmente son más divertidas, más extrovertidas, más alegres, más seguras, más seductoras, más cariñosas… supongo que cuando eran pequeños sintieron que eso era lo normal, ese era el comportamiento que vivieron de cerca y eso era lo natural para ellos. Ellos no cayeron en la trampa del miedo o la inseguridad. No se equivocaron de camino. Su lema iría más en el camino de no pararse ni un segundo a considerar lo que los demás piensan ni desean, sino centrarse en lo que yo quiero.


“Sabíamos manejar la espada, pero lo olvidamos por el camino


Quizás creas que te falla algo, que no eres suficientemente bueno, o dices resignado “es que yo soy así… y ya está”. Para mí, la realidad es que todos somos completos y tenemos todo para ser atractivos. Tenemos todo para hacer grandes cosas y no sabemos cómo usarlo. Podemos llegar a volar, pero antes tenemos que librarnos del peso que hemos acumulado sobre nuestras alas. En otras palabras, hacer brillar nuestras cualidades atractivas, que todos las tenemos. Necesitamos muy poco. Tan sólo volver a conectar contigo mismo. Descubrir realmente quién eres y qué es lo que quieres. Y una vez lo tengas claro, entonces salir a vivir seduciendo la vida, ir a por lo que amas sin alejarte de tu visión y sin pararte ante nada, ni nadie.

Hay una frase que dice: “Sé tú mismo”, y la entendemos como seguir siendo tozudamente el viejo yo, y nunca cambiar. Una frase mejor dice: “Sé tu mejor yo”, y la leemos como ponernos parches y estar siempre mejorando en todo, porque el yo actual “nunca es suficiente”. “Sé quien tú quieres ser” es la frase que mejor suena para mis oídos, hablar desde el corazón, visualizar cómo quieres que sea tu vida, descubrir tus pasiones y qué cosas tienen sentido y corazón para ti, y entonces moverte tras ello para hacerlo realidad.

Para mí la respuesta está profundizando en el camino que decían los griegos, “conócete a ti mismo”. En cuanto te tomes tu tiempo para reflexionar y sepas bien quién eres, descubrirás ataduras que te quitan la verdadera libertad y no te dejan expresarte. (¿Qué ataduras? Seguramente has sentido alguna vez el miedo que te impedía actuar, que te obligó a guardarte ese comentario tan gracioso. Miedos, vergüenzas, dudas, inseguridades, vicios, la inercia del antiguo yo, gente a la que quieres agradar…) Ocupa tu lugar en la tierra. Di tu verdad. Quita todo lo que te impide sacar tu auténtico yo y muestra al mundo quién realmente eres.

Todo depende de una elección.


Posts relacionados:
Nuestro yo atractivo
Di tu verdad (1)
Expresa quién eres
Lo importante es QUIEN eres
¡Cumple HOY tus sueños! Échale cara

Anuncios

3 Responses to Un viaje hacia la excelencia

  1. eldrfrancis dice:

    Excelente post AMIGO Bond! Has hecho otra buena elección……al decir esta verdad.

  2. anubishi dice:

    No te equivocas bond ……. Asi de son las cosas, a penas recuerdo como gateaba, y lo facil que eran las cosas en la niñes, pero a pesar de que vamos avanzando solo nos queda mejorar y tratar de ser un poco mas felices……….

  3. AzRael dice:

    “No voy a cambiar. Yo soy así.” no tienes idea de cuanto me limito esta frace y lo sigue haciendo, hay tanto q puedo hacer q puedo decir q me perdi en el camino sin saber por donde ir… y jamas antes lo vi como un niño q aprende, estoy dispuesto a no limitarme y encontrar para donde voy y si no entonces ire para todos lados…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: