Abierto a todas las posibilidades, pero no atado a ninguna

.

A la hora de seducir, la mentalidad es ir a divertirnos. No tenemos que depender del resultado, ni estar obsesionados por uno en concreto. Simplemente dejarnos llevar, fluir, “vivir el momento”, disfrutar cada minuto, dar sin esperar recibir, ser tú mismo, y ofrecer tus mejores encantos, para compartirlos con la otra persona.

Para entender mejor esta entrada del blog, se recomienda leer antes: Bailando en el Momento (1) y Bailando en el Momento (2).

Este texto se llama “Estoy abierto a todos los resultados, pero no atado a ninguno”, por Zan Perrion:
———-

Parece que hay un poco de confusión con el concepto de “no tener objetivos” y “no depender del resultado” y “bailando en el momento”.

Dejadme que intente abordar la confusión. Cuando mencioné por primera vez lo de no tener objetivos, alguno muy astutamente señaló que siempre tenemos intenciones. Es cierto. Dónde nos equivocamos es cuando escondemos nuestras intenciones.

Es una diferencia importante. ¡Y muy sutil!

Cuando digo que no tengo objetivos, me refiero a que no tengo intenciones ocultas. Cuando conozco a una chica encantadora, ella sabe exactamente de qué voy, lo que pretendo. Ella sabe que no hay manera de que ella pueda ponerme en la caja de “Seamos sólo amigos”. ¿Cómo lo sabe? ¡Porque yo se lo digo!

Se lo digo con mi lenguaje corporal, mi forma de tocarla y mis palabras. Ella sabe la diferencia entre yo y el chico que va a cazar, intentando ligársela. Y también la diferencia entre yo y el chico que es el “tipo bueno”, invitándola a café y la siguiente cadena de “citas” frustrantes.

Y cuando digo que “no dependo del resultado”, realmente estoy diciendo:

“Estoy abierto a todos los desenlaces, pero no atado a ninguno”

Ahí está. Esto es muy importante. Creo que muchos chicos están pensando que todo lo que yo hago es abordar mujeres, colmarlas con piropos, y entonces dar brincos alegremente por mi camino cantando “¡Skippity-doo-dah!”. No, esa idea está total y espectacularmente perdida y alejada del asunto.

Por supuesto, me gustaría tener algo físico con esta deslumbrante chica… ¡explorarla en toda su gloria! Ese es quien yo soy. Y por supuesto yo voy a decir: “¡Wow, mírate!” Por supuesto voy a decir, “Escápate conmigo… ¡te llevaré a una aventura!”

.
Un ejemplo:

Zan: ¡Wow, mírate con ese vestido! Estás espectacular. Estaba por allí y te vi parada por aquí, y tenía que venir y saludarte…

Ella: ¡Bueno, gracias!

Zan: Nunca te he visto antes. ¿Increíble, eh? Normalmente conozco a todas las chicas de por aquí.

Ella: Hmmm, en serio…

Zan: ¡Claro! Sabes qué… por qué no cancelas tus planes y sales conmigo esta noche? ¡Vamos a divertirnos, a pasarlo en grande!

Ella: No puedo. Tengo novio.

Zan: (inclinándome hacia delante y guiñando) Ah, pero eso no es lo que te pregunté.

Ella: (riendo) Es verdad…

Zan: ¿Es eso un no?

Ella: Hmmm, me gustaría, pero no puedo…

Zan: Lo entiendo, por supuesto. Y no te preocupes, respeto completamente que tengas novio. Pero hey, sería un negligente si no viniera aquí y te saludara, ¿no? Y no estaría siendo yo mismo si no te ofreciera una aventura compartida esta noche. Así es mi forma de ser.

Ella: Es refrescante oír eso. En otro momento y lugar, quizás…

Zan: (mirándola a los ojos y sonriendo) Sí, puedo decir… sólo mirándote a ti… que en otro momento y lugar, tú y yo seríamos los más intensos amantes…

Ella: ¿En serio? ¿Cómo puedes estar tan seguro? Ni siquiera sabes mi nombre…

Zan: Ah, ¿pero puedes sentir eso en el aire? ¿Ese sensación del destino, esa conexión?

Ella: (sonríe)

Zan: (riendo) Por supuesto que puedes… fíjate… tú entiendes totalmente lo que estoy diciendo…

Todo esto dicho con una sonrisa en tu cara y un guiño en tu ojo. Ella se reirá, y agitará su cabeza ante tu audacia, y te rechazará, pero ¿sabes qué? ¡A ella le encantará!

.
Aquí no hay arrogancia. No hay manipulación. No hay intenciones secretas. No hay necesidad. No hay rechazo. No hay una aplastante sensación de pérdida porque ella tiene novio. No hay un “Yo soy el premio”. No hay un “Si no aceptas lo que te estoy ofreciendo, tú te lo pierdes”. No hay intento de arrancarle un número de teléfono.

Sólo eres tú expresando quién eres. Y que te gustan las cosas buenas, y que en otro momento y lugar, tú y ella seríais amantes, y que no tienes miedo de cruzar el cuarto para decirle todas esas cosas.

Y no, ¡no te vas a disculpar por eso! Ella entenderá implícitamente que esto es quien tú eres, este es el modo en el que tú celebras la vida, y éste es tu estilo.

Ella nunca te pondrá en la zona de “Seamos sólo amigos”. Nunca. Has destrozado esa posibilidad para siempre. Eso no significa que necesariamente tú vayas a salir con ella. De hecho, podría ser que nunca vuelvas a verla más. Pero si alguna vez lo haces, wow, ella nunca estará pensando para sí misma, “Es un buen chico, pero…”

En una interacción como esta, todo es posible. Tú estás bailando en el momento. Nada te afecta – ni que ella diga que no, ni que ella diga que tiene novio. Nada de esto te importa porque tú estás abierto a todos los resultados, y no atado a ninguno.

Si tienes alguna duda sobre esto, enséñale esto a una mujer que conozcas y pídele su opinión.


Posts relacionados:
Un verdadero amante. Zan Perrion
La conversación (1)
Viviendo con pasión y carismático con todos
Nuestro miedo más profundo. Zan Perrion (1)
¡Deja de abordar mujeres!

Anuncios

4 Responses to Abierto a todas las posibilidades, pero no atado a ninguna

  1. […] leer otro ejemplo real completo de Zan Perrion aquí, que demuestra el mismo […]

  2. eldrfrancis dice:

    Muy buen Post Bond!!

    ……….“ella sabe que no hay manera de que ella pueda ponerme en la caja de “Seamos sólo amigos”. ¿Cómo lo sabe? ¡Porque yo se lo digo! Se lo digo con mi lenguaje corporal, mi FORMA (una palabra clave para cualquier item) de tocarla y mis palabras……………

    Un cordial saludo.

  3. […] en la conquista, en ser su fantasía. Deléitate en eso en lugar de centrarte en los resultados. No dependas tu felicidad del resultado, no tengas objetivos. No te preocupes si sale mal. Lo que cuenta son las experiencias, aprender y divertirte por el […]

  4. Errol dice:

    Si no se busca algo en concreto, ¿entonces para qué hacerlo? Para disfrutar, dirás. ¿Y qué pasa cuando ella es la que no puede, o no quiere, disfrutar de ti? Eso si es frustrante, uno quiere pasarla bien pero ella lo arruina. Todo puede pasar sí, pero si uno quiere algo más con ella ¿por qué no buscarlo? Hasta me suena contradictorio en cierta manera el decir “hacer lo que yo quiera” y luego escuchar que “todo puede pasar y no apegarse a lo que uno quiere”. Eso me trae líos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: