Abierto a todas las posibilidades, pero no atado a ninguna

29 abril, 2010

.

A la hora de seducir, la mentalidad es ir a divertirnos. No tenemos que depender del resultado, ni estar obsesionados por uno en concreto. Simplemente dejarnos llevar, fluir, “vivir el momento”, disfrutar cada minuto, dar sin esperar recibir, ser tú mismo, y ofrecer tus mejores encantos, para compartirlos con la otra persona.

Para entender mejor esta entrada del blog, se recomienda leer antes: Bailando en el Momento (1) y Bailando en el Momento (2).

Este texto se llama “Estoy abierto a todos los resultados, pero no atado a ninguno”, por Zan Perrion:
———-

Parece que hay un poco de confusión con el concepto de “no tener objetivos” y “no depender del resultado” y “bailando en el momento”.

Dejadme que intente abordar la confusión. Cuando mencioné por primera vez lo de no tener objetivos, alguno muy astutamente señaló que siempre tenemos intenciones. Es cierto. Dónde nos equivocamos es cuando escondemos nuestras intenciones.

Es una diferencia importante. ¡Y muy sutil!

Cuando digo que no tengo objetivos, me refiero a que no tengo intenciones ocultas. Cuando conozco a una chica encantadora, ella sabe exactamente de qué voy, lo que pretendo. Ella sabe que no hay manera de que ella pueda ponerme en la caja de “Seamos sólo amigos”. ¿Cómo lo sabe? ¡Porque yo se lo digo!

Lee el resto de esta entrada »